ERRADICA LA PALABRA DIVORCIO DE TU HOGAR

Siempre enfatizo la importancia de erradicar las palabras «separación o divorcio» del vocabulario en el hogar, ya que suelen utilizarse para intimidar a la pareja. Generalmente están siempre a flor de labios cuando hay una discusión, y se utilizan para amedrentar a la pareja a través de la inseguridad o el desasosiego.

Cuando hay crisis y las circunstancias no están a favor del que intimida, lo primero que se piensa es en el divorcio.

Para muchos abogados el divorcio es redituable y por eso suelen aconsejar diciendo: «Eventualmente es mejor vivir separados que vivir de discusión en discusión. No se preocupe por sus hijos, tendrán una buena compensación».

Las estadísticas evidencian que cuando un matrimonio se divorcia, el 60% de los hijos pasaran por necesidades económicas.

Al mismo tiempo, quien debe pagar la manutención tendrá serios problemas si tiene que sostener financieramente a una nueva familia. También corre serias posibilidades de terminar en la cárcel por incumplimiento de pagos. En términos económicos, en países desarrollados un divorcio es comparable a perder una propiedad.

Juan Carlos y Analía vivían en cuidad Glendale, California, antes de divorciarse. Él me compartió su historia: «Creí que divorciarse era solo dejar de vivir con mi ex, pagar la manutención de mis hijos y mantener una relación de amistad a pesar de estar viviendo separados, pero el abogado de mi esposa trajo el infierno a mi vida. Yo tenía un buen acuerdo con ella, y lo iba a respetar por causa de mis hijos, pero su abogado cambio sus pensamientos y puso en disputa todo nuestro acuerdo. Perdimos las dos propiedades que habíamos adquirido juntos, ya que se tuvieron que vender. Gran parte del dinero se lo llevó el abogado en honorarios. Otra parte fue para mi ex esposa y el resto para mí.

Ambos nos quedamos sin casa propia y nuestros hijos sin futuro. Esta disputa de divorcio nos dejó sin propiedades estables para ellos. Hoy ambos estamos rentado por separado un pequeño departamento. Esto no era lo que pensé que ocurriría. Hoy ya es demasiado tarde y no podemos remediarlo, pero lo cierto es que pudimos haberlo evitado».

¿Realmente crees que el divorcio es la mejor alternativa? Hay muchos que tienen su matrimonio destruido porque han socavado los cimientos de la integridad, la confianza y el respeto al ser amado y a sus hijos. Los hogares se están incendiando y no podemos quedarnos quietos. Un fuego invisible, en un espíritu silencioso, los destruye poco a poco, y se lo llama «costumbre». Tú debes apagar ese fuego y desacostumbrarte a él ya que quema todo, hasta el amor, y lo deja en cenizas.

El día que pierdes tu matrimonio pierdes muchas cosas en tu vida. ¿Estás dispuesto a salvar a tu familia o la dejarás que se queme viva con tus rencores, falta de perdón, frustración o desamor? Tus hijos están gritando: «Ayúdennos por favor, los necesitamos a los dos». El día que pierdes tu matrimonio pierdes muchas cosas en tu vida. Hay que salvar la familia.

Epiko Magazine

Epiko Magazine

Leave a Replay

Sign up for our Newsletter

Epiko Magazine

Recibe tu dosis de Epiko Magazine