Durante el verano, el cabello recibe una constante y hasta excesiva exposición al sol, generalmente sin Protección. Esto hace que el cabello se deshidrate...

Durante el verano, el cabello recibe una constante y hasta excesiva exposición al sol, generalmente sin Protección. Esto hace que el cabello se deshidrate luciendo opaco, sin brillo, quebradizo y áspero. El daño capilar se produce cuando la radiación ultravioleta; el agua salada del mar y el cloro de las piscinas penetran en las cutículas del cabello, y determinan el brillo e intensidad de del color. De esta manera, se produce una perturbación en la estructura capilar lo que favorece la resequedad.

Consejos para cuidar su cabello antes, durante y después del verano.

Antes de la exposición al sol, se aconseja realizar un tratamiento nutritivo intenso con champúes y acondicionadores que tengan filtro UV. Asimismo, se sugiere tener principal cuidado con la coloración del cabello, ya que por sí misma la tintura produce resequedad. En los casos en que se decida realizar color antes de la temporada, se recomienda hacer un tono más oscuro de lo normal para contrarrestar los efectos de la radiación ultravioleta y, utilizar con mayor frecuencia baños de crema restauradoras.

“Los cuidados capilares deben ser constantes”.

En los últimos años, se han diseñado numerosos productos para el cuidado capilar destinados para el verano; de ellos se aconsejan principalmente los protectores solares para el pelo y las cremas para peinar. Los protectores solares forman una capa grasosa que protege la fibra capilar ante la radiación ultravioleta y deben ser aplicados durante la exposición al sol desde la raíz hasta las puntas.

Por otro lado, las personas con problemas de alopecia “utilicen protector solar en las zonas con poco pelo o ausencia total, ya que la piel se encuentra más sensible y expuesta a daños y quemaduras”. Al salir del mar o de la piscina, se recomienda lavarse el cabello con agua dulce y tibia para remover los restos de sal o cloro; también, se sugiere realizar el baño con un champú con protector solar para mantener saludable las cutículas del pelo. Posteriormente, se debe colocar una crema para peinar con la finalidad de hidratar y evitar el resecamiento de la fibra capilar.

También, es recomendable cuidar la alimentación durante el verano, ya que representa otro factor importante para mantener la salud capilar. Una mala alimentación puede empeorar la situación de nuestro cabello al privarlo de los nutrientes adecuados para que luzca brillante, fuerte y saludable. Una dieta equilibrada en proteínas, rica en frutas y hortalizas sumado a un mayor consumo de agua para la hidratación es lo deseable.

Una vez finalizada la temporada veraniega, se sugiere cortar las puntas y colocar tratamientos intensivos altos en vitaminas y keratina natural para devolverle al cabello su brillo y vitalidad.

El verano representa la ocasión ideal para tomar conciencia sobre el estado de salud de nuestro cabello. En Beatriz Chamorro Salon nos especializamos en hacer de tu cabello, un cabello sano y saludable. En nuestro salón encontraras todo lo necesario para tu cabello desde un tratamiento intensivo hasta el tratamiento para realizar en el hogar.

RECUERDA QUE UN CABELLO SANO ES SINÓNIMO DE SALUD Y BELLEZA.

Facebook Profile photo

Epiko Magazine