Hola mis hermosos chiqui niños, y gracias nuevamente por compartir con ustedes mis bendiciones en esta hermosa revista. ¡Wao!, ¡Increíble como sea ido de...

Hola mis hermosos chiqui niños, y gracias nuevamente por compartir con ustedes mis bendiciones en esta hermosa revista. ¡Wao!, ¡Increíble como sea ido de rápido este 2012! ¡Chiqui Rápido! Y ya comenzamos las fiestas de navidad, las reuniones, las compras y los preparativos para estar juntos en familia. Pero… ¿Qué es la navidad? ¿Por qué celebramos la navidad?

La palabra Navidad viene del latín Nativitas, que significa Nacimiento. Era una fiesta que se celebraba en su principio para celebrar el nacimiento del Dios, y se ha convertido en una de las fiestas más importantes del cristianismo ya que se celebra el nacimiento del niño Dios, que vino a este mundo para perdonar nuestros pecados. Desde ese momento todas las familias de este mundo recordamos ese momento, juntos, en familia.

Si, ¡Juntos! ¡En Familia! eso es lo primordial, y para mí es lo más chiqui importante. Vale la pena detenernos a reflexionar ¿Qué significa festejar la navidad en familia?, ¿La navidad en familia es solo darse regalos y cenar?, ¿Es válido reunirse cuando las familias están fracturadas o tienen conflictos?

La Navidad es una festividad que todo el mundo celebra y que por eso se ha convertido en una fecha comercial, al punto que parece que solo tiene sentido si podemos comprar o regalar algo, cuando en realidad la idea primaria y fundamental debe ser reunirse en grupo para compartir, celebrar el fin del año y Fortalecer los lazos familiares.

Lo más importante es la ocasión de reencontrarnos con la gente que amamos y queremos; regresar a los orígenes que nos vieron nacer, recordar quiénes somos y de dónde venimos, -algo muy fácil de olvidar en los tiempos actuales-. ¿Cómo lo podemos hacer? Podemos lograrlo a través de una comunicación clara y abierta; también, actualizándonos sobre lo que le ha pasado a otros miembros de nuestra familia y compartiendo con ellos, llegando al dialogo. Otra forma para fortalecer nuestros vínculos familiares puede ser el recuperar esos ritos que solíamos hacer juntos: cocinar, adornar la casa, preparar el árbol, jugar los juegos de mesa, y relatar anécdotas.

Los regalos y las cenas son un gran pretexto para demostrarle al otro lo que significa para nosotros. Más que gastar todo el aguinaldo luciéndonos con el mejor regalo para la abuelita o el más caro para los hijos, es más valioso dedicarles tiempo y compartir con ellos momentos que se tornarán en recuerdos especiales para el resto de la vida. Estar con aquellas personas que son significativas y con las que merece la pena terminar un año de vida, emociones y trabajo.

Mis chiqui niños, les cuento que lo que yo hago en la navidad con mi familia es aprovechar el tiempo y organizar el álbum familiar, nos sentamos a charlar, a reírnos de los chiqui divertidos recuerdos que hay en las fotos. Además, es una manera de pasarlas juntos, en familia. Puedes intentarlo con tus padres, hermanos, primos, hijos y demás familiares. Bueno chiqui, inténtalo y verás ¡lo chiqui gracioso que es!

Los encuentros familiares pueden ser una buena oportunidad para solucionar las rencillas y limar las asperezas que pudieran haberse acumulado durante el año. Para ello, se deberá estar dispuesto a escuchar al otro y a reconocer su responsabilidad dentro de la situación que pudo ser conflictiva, ya que de lo contrario los llamados resentimientos, y la tristeza, se quedarán atrapados en tu Corazón.

Aquí le doy varios ejemplos de qué podemos hacer para que estas navidades sean únicas y diferentes:

1. REPARTIR JUGUETES

Lo ideal es hacerlo en familia, para que participen todos juntos. Pueden repartir juguetes, dulces, u ofrecerse para ayudar en un hogar de niños, ir a un asilo de ancianos, o ser voluntarios en un refugio para gente que vive deambulando en la calle.

2. COCINAR

A todos nos gusta comer, pero debemos aprovechar que todos los lugares estarán llenos y nos podemos quedar en casa. ¡Es una gran idea! Podemos buscar ayuda de nuestros niños o de los chiqui papás para hacer algo diferente en la cocina de nuestro hogar. Por ejemplo los postres son riquísimos cuando lo hacemos nosotros mismos: Cupcakes, Galletitas de Gengibre, o los Besitos de Coco, son divinos para esta época.

3. ADORNAR EL ARBOLITO

Pueden hacer manualidades o accesorios para el árbol. Puedes hacerlo en cartulina, en barro, o cualquier papel; luego le colocas brillos mágicos y haces una decoración para el árbol que será única y diferente.

4. APADRINA AL QUE LO NECESITA

Busque una persona mayor, o un niño, que no tenga familia e invéntenle una chiqui celebración especial para que la pase bien. También puedes regalarles alimentos como pan, dulces, platos típicos y otros. ¡Dios te va a bendecir!

5. CANTAR Y HACER CUENTOS

En la cena de Nochebuena pueden cantar villancicos conocidos, juntos, en familia. Además, pueden reunirse hablar y decir cada uno de qué cosas están agradecidos en la vida, porque hay mucho que decir y muchas historias navideñas que contar. Pueden aprovechar con tus chiqui abuelitos para que relaten las historias de navidad del pasado.

6. DAR GRACIAS

¡Esta es mi favorita! ¿Por qué? Porque aquí le doy gracias a Dios por las cosas hermosas y buenas que me ha dado. Aunque tenemos que hacerlo todos los días, este es un buen momento porque nunca es tarde para ello. Dar gracias por un día más de vida, por el aire que respiramos, el sol que brilla, las estrellas que iluminan, y hasta por la Vida que vivimos. Cada una de estas cosas que tenemos y a veces no hemos aprovechado son las bendiciones más chiqui hermosas y chiqui bellas que Dios no ha regalado.

Buenos mis queridos niños, vieron cuántas cosas se pueden hacer. Comencemos a practicarlas desde hoy y verás los muchos cambios que ocurrirán en tu vida.

Deseamos que estas sencillas e interesante recomendaciones puedan ser de utilidad para cada uno de ustedes y que la época Navideña te colme de éxitos, bendiciones y amor. Que reine Dios en sus corazones y en su familia. Y que el 2013 sea un nuevo inicio para empezar a perdonar, olvidar y seguir luchando por nuestros niños.

Que disfruten de la navidad, ¡Los amo!

Chiqui gracias,

Lady Magica

 

Facebook Profile photo

Epiko Magazine