¿Qué es la vida? ¿Para qué estoy viva? ¿Qué voy hacer en mi vida? Lo primero que tenemos que hacer es definir la palabra...

¿Qué es la vida? ¿Para qué estoy viva? ¿Qué voy hacer en mi vida?

Lo primero que tenemos que hacer es definir la palabra vida. Según el diccionario vida es aquello que distingue a los reinos animal, vegetal, etc., del resto de realidades naturales. Implica las capacidades de nacer, crecer, reproducirse, morir y a lo largo de sucesivas generaciones, evolucionar.

Quiere decir que la vida es una obra de arte de un ser supremo que diseña con sus manos nuestros caminos con el propósito de que crezcamos, nos reproduzcamos y evolucionemos a nuevas cosas.

Cada año que vivimos nos preguntamos qué vamos hacer diferente, qué podemos cambiar y qué podemos mejorar. Esto nos demuestra que el deseo del ser humano para sí, correspondiente al diseño divino, es desarrollarse y mejorar.

El año 2012 fue muy desafiante, muy complejo y difícil en muchas áreas de nuestra vida. Tal vez este año te preguntaras en diferentes ocasiones; ¿Qué hago aquí?, ¿Por qué siempre es lo mismo?, ¿Cómo puedo cambiar estas cosas que me impiden el crecimiento y desarrollo en la vida? Una de las palabras de Dios más alentadoras en mi vida como mujer soñadora se encuentra en Jeremías 29:11: “Mis planes para ustedes solamente yo los sé, y no son para su mal, sino para su bien. Voy a darles un futuro lleno de bienestar. 12: Cuando ustedes me pidan algo en oración, yo los escucharé. 13: Cuando ustedes me busquen, me encontrarán, siempre y cuando me busquen de todo corazón”.

Estas han sido algunas de las palabras que me han sostenido desde mi adolescencia, cuando me enfrentaba a grandes retos, como el de ser una de las primeras familias hispanas en un campito de Georgia, o como cuando me propuse jugar softball en un territorio donde éramos solo dos hispanas, rodeadas de anglos y afroamericanos.

Mi meta fue ser la mejor “Siore” (Short Stop) que pudiera ser. Me lo propuse, lo hice una meta, lo hice una resolución en mi vida y con esfuerzo, practicas fuertes, y la ayuda de Dios, lo logré. Gané mi beca escolar, la cual me envió a cumplir otra resolución, otra meta, otro sueño que tenía en mi vida, ingresar en Augusta State University y graduarme de estudios en medicina. Pero, ¿qué quiero decirte con esto?, pues que cuando te propones una meta, una resolución, y la conviertes en un sueno, con esfuerzo, pasión y dedicación lo puedes lograr.

Este nuevo año conecta tus resoluciones y trabaja fuerte hasta alcanzarlas. Quiero darte un secreto para el éxito y es “Cambia tu mentalidad de lo negativo a lo positivo”. Si te propusiste metas, tuviste resoluciones este año que no pudiste realizar, tienes que pensar que la llegada del fin de año no ha cancelado lo que querías hacer, sino que ahora te vas acelerar a realizar todo lo que habías soñado. ¡Vamos!, ¡Tú puedes! Actívate a estudiar, a desarrollarte en áreas nuevas. Declara en fe que este 2013 será un año de superación y bendición en tu vida.

Como ves, los sueños y resoluciones están conectados unos con otros. Vas a lograr perder esas libritas de más. No te castigues en este tiempo… Proponte comenzar en el comienzo del año una trasformación completa en tu vida de adentro hacia afuera. ¡Lo vas a lograr! ¡Vamos, celebra, que este año será un año bueno para ti!

JACQUELINE TIRADO – Pastora y Autora

Facebook Profile photo

Epiko Magazine