Por Dr. J. R. Román El comenzar un nuevo año muchos nos proponemos hacer cambios en nuestras vidas, y hacemos una lista de metas...

Por Dr. J. R. Román

El comenzar un nuevo año muchos nos proponemos hacer cambios en nuestras vidas, y hacemos una lista de metas basada en lo que queremos lograr. Muchas veces esa lista de metas se queda encajonada y no tomamos la acción necesaria para realizarlas. 

No hay nada que me produzca mayor satisfacción que el poder ayudar a las personas a definir cuáles son las metas que quieren alcanzar, ayudarles a que visualicen y cristalicen lo que desean, lo que realmente quieren realizar en sus vidas.

El ser humano tiene diversas necesidades, tiene retos, situaciones que le producen un choque, con sus creencias, con sus valores, que le impide muchas veces conseguir esos resultados y esas metas a las que aspiran. Por eso, cuando hablo con las personas, les pregunto si han visualizado, si han definido lo que quieren realizar, ¿Qué es lo que quiere para su vida?, ¿Cuál es el estilo de vida que quiere desarrollar para su familia? Estas preguntas son importantes porque cuando la persona tiene definido lo que desea y tiene un compromiso en alcanzarlo, automáticamente podemos precisar y encender la chispa que lo levante y lo mueva a convertir lo invisible en visible, lo difícil en fácil, lo imposible en posible.

Debemos preguntarnos, ¿Qué realmente debería estar ocurriendo para que las cosas que deseo sucedan? Para que las metas se realicen tenemos que aprender a identificar nuestros movimientos, nuestros pensamientos, nuestras acciones y nuestra visión, para que estén concentradas en esos objetivos. Si realmente están enfocadas en los objetivos que queremos alcanzar, nos movemos con más rapidez, con certeza, compromiso y con más determinación.

Es importante reconocer que cuando tenemos objetivos claramente definidos esto nos inspira, nos produce la energía, nos lleva a levantarnos y a generar una motivación para conseguir esas metas que queremos realizar. Las personas pueden lograr, pueden hacer y desarrollar cualquier cosa en la vida si se capacitan para desarrollar sus metas. La fe que usted tenga en lo que quiere realizar, crea realmente ese compromiso, esa acción que le lleva a moverse con un entusiasmo contagioso, le lleva a producir los resultados que usted desea. Mi pregunta sería ¿Se ha enfocado en realizar sus objetivos y los ha podido convertir en realidad? Considero que no hay personas incapaces, lo que hay son personas con objetivos impotentes.

Hay cinco elementos que me gustaría compartir con usted, que son el combustible para actuar y conseguir esas metas:

La fe: La fe para mi es importante porque es un elemento que me lleva a desarrollar el compromiso, me lleva a convertir esas metas que no veo en realidad, al ver lo que aún no se ve.

La energía: Uno de los mayores recursos es su energía, su confianza, su energía física, la capacidad de pensar, crear, imaginar posibilidades, de persuadir y convencer a la gente de que hay cosas por hacer y se tienen que hacer ahora. Cuando usted reconoce su energía emocional, espiritual e intelectual, empieza a adquirir una confianza que produce entusiasmo, usted cree lo que se puede hacer porque su vocabulario corporal empieza a emitir acción, la forma en que usted habla, que se mueve, que mira, que sonríe, transmite una convicción.

Valores: ¿Qué son estos valores tan importantes que a usted lo mueven? Realmente sus valores morales y éticos, estos constantemente lo llevan a revisar su sistema de creencias. Este sistema de creencias lo lleva a usted a moverse, a realizar lo que es bueno, lo que es excelente.

Pasión: La pasión que se siente por el objetivo, por las metas que vamos a realizar. La pasión produce energía, lo impulsa a trabajar, a ser creativo, a ser entusiasta. La pasión lo lleva a desarrollar ideas nuevas, a pensar creativamente.

La comunicación consigo mismo: Produce un estado emocional. Un buen concepto de si mismo influye en su comportamiento. Usted genera imágenes, esas imágenes son sus pensamientos y estos impactan sus sentimientos; estos, a la vez, impactan su comportamiento y su comportamiento impacta los resultados que usted está consiguiendo.

Es importante que revise cuál es su nueva visión, cuáles son las metas que quiere realizar. Para eso tenemos que empezar eliminando todos estos pensamientos y creencias negativas que nos llevan a pensar que no servimos, que nos es posible, que no vale la pena. Por cada minuto negativo que usted pasa, necesita once minutos positivos para volver a la normalidad.

Realmente si lleva muchos años negativos, necesitará un milagro de Dios, necesitará renovar sus pensamientos, porque esos pensamientos negativos son un veneno que mata su capacidad de producir resultados, la capacidad de realizarse y de poder alcanzar sus metas.

Dr. J. R. Román

www.motivando.com

jrromanmotivando@gmail.com

Facebook Profile photo

Epiko Magazine