Si alguna vez recurriste a una taza de café para mantenerte despierto o atento, entonces experimentaste la conexión comida-animo de primera mano. La comida...

Si alguna vez recurriste a una taza de café para mantenerte despierto o atento, entonces experimentaste la conexión comida-animo de primera mano. La comida que consumes no solo afecta tu cuerpo físicamente, pero afecta como tu mente funciona también. Hay abundante evidencia que conecta lo que comemos a como nos sentimos, sin embargo muchas personas inconscientemente eligen comidas que agravan la depresión, insomnio, fatiga, antojos, stress, pérdida de memoria, y previene un buen estado mental y emocional.

Las dietas pobres contribuyen mucho a los desórdenes de ánimo. Cuando comemos alimentos saludables, carburamos nuestros cuerpos con anti-oxidantes, vitaminas y minerales. Cuando comemos comida chatarra, llenamos nuestros cuerpos con químicos, preservativos, e ingredientes refinados y artificiales. Porque la calidad de nuestra sangre afecta el funcionamiento de cada célula, y órgano, nuestra dieta influye en nuestras mentes, pensamiento, sentimientos, y emociones.

Lo que comes en el desayuno afectará tu pensamiento, antojos, y energía luego de unas horas. Como te sientas ahora mismo está parcialmente afectado por lo que comimos hace unas horas.

Por ejemplo, la cafeína del café puede aumentar tu capacidad para tareas intelectuales, sin embargo, el estímulo que el café da a menudo es seguido por una gran decaída en el ánimo y la energía. El chocolate contiene una sustancia similar a la anfetamina asociada con el placer, pero puede hacerte sentir después levemente deprimido. Una gran comida de pasta a menudo te deja agotado y con sueño rápidamente después, y los postres dulces que la mayoría consume últimamente resultan en fatiga y tristeza.

Desafortunadamente, muchas personas simplemente crecieron acostumbradas a sentirse pesados y muchos no están conscientes que se puede hacer algo para cambiar como se sienten. Si te estás sintiendo pesado, ¿que puedes hacer? Considera comidas completas; sin procesar y puras en naturaleza, estas comidas es una fuente de riqueza para el cuerpo. Por cambiar a una dieta más nutritiva, empezarás a experimentar un aumento en el ánimo, energía, claridad mental y productividad. Notarás una disminución en la fatiga, tristeza, olvido y confusión. Tu cuerpo empezará a crear un estado natural de orden y balance.

Es hay cuando obtenemos una reacción positiva del cuerpo ante los buenos hábitos alimenticios. Nuestro cuerpo no tiene la misma perspectiva del cerebro y la mente pues el solo espera de ti que solo lo alimentes con lo que necesita, para reflejar ese gran cuerpo o peso ideal que tanto buscamos. Mientras que la mente es bastante egoísta y solo piensa en su sed de satisfacer las diferentes adicciones alimenticias sin considerar tus emociones que se ven afectadas con los efectos secundarios de estas.

Les propongo que hagan tipo de experimento con un diario donde anotan lo que consumen y a la hora en que se consumió agregando alimentos que tengan una reacción positiva y removiendo de tu lista los alimentos con reacciones negativas. Se darán cuenta que en los primeros 3 dias experimentaran unos cambios extraordinarios en las diferentes emociones afectadas por la ausencia de estos nuevos alimentos que no estaban en tu lista. He aquí unas preguntas y emociones comunes que pueden mejorar con el consumo de alimentos específicos.

Facebook Profile photo

Epiko Magazine