Cambios en el mundo que vivimos. Cambios en el clima que nos abraza. Cambios en nuestro gobierno. Cambios de temporadas. De invierno a verano,...

Cambios en el mundo que vivimos.

Cambios en el clima que nos abraza. Cambios en nuestro gobierno. Cambios de temporadas. De invierno a verano, de verano a otoño, de otoño a primavera. Cambios en el camino de la vida.Comenzamos en la niñez, luego la juventud, llegamos a ser adultos y luego a disfrutar nuestro trabajo y esfuerzo en nuestra vejez. Cambios…

Todo en la vida se compone de cambios. Ciclos de cambios de una etapa a otra. De una edad a otra. De un trabajo a otro. De soltero a casado, de casado a formar una familia. Cambios que resultan en cambios hormonales, emocionales y físicos. Muchas veces quisiéramos hacer un “PARE”, pero la vida no nos pide permiso para hacer estos cambios.

El diccionario define “cambios” como la modificación de una cosa para convertirla en algo distinto; también es la variación o alteración de un estado a otro. Por naturaleza, a nosotros los humanos no nos gustan los cambios, nos resistimos a ellos. Los cambios naturales y comunes traen desafíos, responsabilidades, temores y ansiedad. Por el otro lado, también traen madurez, estabilidad y crecimiento; ya que entendemos que la vida sigue en movimiento, sigue su curso, y que no podemos detener el tiempo. Tenemos que posicionar nuestra mente positivamente en medio de los cambios para poder tener una actitud positiva y ser feliz a pesar de los mismos.

Hay dos cosas seguras en esta vida: la primera es que siempre van a ocurrir cambios, la segunda es que Dios nunca cambia. En este mundo tenemos por seguro que los cambios continuarán, pero tenemos paz porque Dios nunca cambiará, su amor permanece para siempre. La Biblia dice que “El cielo y la tierra pasarán, pero Su palabra permanece (nunca cambia)”, y Él establece en su palabra que su amor incondicional cubre multitud de faltas. Y ese amor no cambia, es para siempre. Así que en medio de los cambios que estas viviendo ten fe y confianza, porque nuestro Dios tiene nuestros tiempos en Su mano. Nuestro Padre celestial nos dejó llaves poderosas, en su palabra, acerca de los tiempos y los cambios en la vida. La palabra nos enseña en Eclesiastés 3:1 que todo tiene su período,

“En esta vida todo tiene su momento; hay un tiempo para todo”.

Quiero compartir un principio bíblico poderoso que ha impartido paz a mi vida en medio de los cambios. Es que tenemos que abrazar esas variaciones en la vida ya que son el modo que Dios utiliza para modificarnos y convertirnos en algo mejor. Por eso cuando el color de tus cabellos se torne gris, recibe un nuevo tiempo no como la muestra de que has envejecido, sino de que has viajado por las calles de la vida y la misma te ha capacitado con experiencias poderosas que ayudaran a otros que vienen detrás de ti. Eres un ser especial que en el desafío de la vida has ganado, has perdido muchas cosas, pero todo esto te ha bendecido con la experiencia y sabiduría que antes no tenias. Si eres mujer, cuando tengas cambios en tu cuerpo y veas en tu vientre las marcas del embarazo, recuerda que fuiste el canal que Dios utilizó para traer seres especiales a la vida. Esos cambios significan un nuevo nacimiento.

Los cambios están diseñados para convertirte en algo distinto, empéñate en que sea en algo mejor. Si la primera etapa de tu vida no fue como planificaste, permite que estos cambios naturales y espirituales sean un nuevo comienzo para un día mejor en tu vida. ¡Anímate, prepárate, cambia tu estrategia para enfrentar los cambios!, ¡Encontrarás felicidad acercándote a Dios y enfrentarte a la vida manifestando el poder del pensamiento positivo!, ¡Vamos, celebra, lo mejor está por venir!

Facebook Profile photo

Epiko Magazine