EJERCICIO EN PAREJA EJERCICIO EN PAREJA
San Valentín está a la vuelta de la esquina y puede que estés estresado al pensar en conseguir algo significativo para tu ser querido.... EJERCICIO EN PAREJA

San Valentín está a la vuelta de la esquina y puede que estés estresado al pensar en conseguir algo significativo para tu ser querido. Es normal sentirse así, sobre todo si se lleva muchos años con ese ser especial. Les puedo recomendar un obsequio para esa persona tan querida y que, además, traerá beneficios para ambos. Estoy seguro que te gustaría saber ¿qué cosa es? Bien este año le puedes obsequiar un regalo de ejercicio.

No me refiero a la idea de llevar a tu esposa para el gimnasio y que vayas a hacer pesas mientras ella va a la trotadora por una hora o viceversa. Me refiero a que ambos vayan y hagan un “workout” en las mismas maquinas y ejercicios y compartan como compañeros de entrenamiento. Esto será un cambio significativo en su relación y, eventualmente, puede convertirse en su estilo de vida.

Muchas veces el esposo o la esposa van solos al gimnasio buscando estar en forma, lo cual es bueno; pero, pueden tener sentimientos de culpabilidad por estar dejando a su pareja resagada en su entrenamiento. En algunas ocasiones esto podría traer problemas de pareja a largo plazo. Pero, ¿Por qué sentirse culpable si ambos pueden tomar algún tiempo de sus agendas para hacer ejercicios juntos?

Puede ser una de tus mejores experiencias, especialmente, en este 2014 que recientemente esta comenzando. Existen estudios que revelan que las parejas que hacen ejercicios juntos incrementan su ejecución en un 90%. No sólo están unidos en sus rutinas, sino que también cambian los hábitos no saludables y no productivos Cuando ambos tienen unas metas que perseguir en su condición física ideal, también tienen que cambiar sus hábitos alimenticios.

Digamos que cada fin de semana ambos toman un día para cenar juntos. La mayoría de las personas cuando comen fuera, tratan de buscar algo apetecible que sepa increíble, pero, esa elección, algunas veces resulta nada saludable. Usted lo va a pensar un par de veces antes de seleccionar sus comidas después de haberse ejercitado y sudado para perder algunas libras.

Una vez que una pareja ha tenido la oportunidad de compartir mucho tiempo entrenando juntos, desarrollarán un cierto tipo de unión que no habían experimentado antes. Ambos estarían constantemente motivándose para mantenerse en la dirección para alcanzar las metas. Usted ve –por ejemplo- a su esposa ordenando una pizza para cenar y pensarán, mutuamente, cuál será el resultado al ir a pesarse el próximo día. Pequeñas cosas como éstas, representan mucho en sus logros. Otra cosa que va a notar, es la transformación del cuerpo de su pareja que poco a poco se hará más atractivo para usted. Esto, definitivamente, los mantendrán ejercitándose porque, juntos, pueden ver los resultados. Algo que debemos entender es que, al principio no es fácil pero, una vez que se hace el hábito y se ven los resultados; se disfrutará el haber tomado la decisión y no haberse detenido. Recientemente, pude captar cómo, una pareja que entrenaban conmigo juntos, obtuvieron excelentes resultados y disfrutaron de este proceso. Esta pareja, casada por muchos años, obtuvo un triunfo, al lograr que el esposo perdiera muchísimas libras de peso.. Ella asistía al gimnasio en búsqueda de un programa de “Boot Camp” que había en el gimnasio. Noté que empezó a traer a su esposo con la intención de que se integrara a los programas del gimnasio y, fue impresionante ver lo feliz que se veían compartiendo el propósito de ejercitarse juntos. Por ello, observe lo significativo que es tomar a su pareja de la mano y hacer una cita para ir a ejercitarse juntos o comience un programa de ejercicio en la tranquilidad de su hogar.

Facebook Profile photo

Epiko Magazine